Agilidad en la Cadena de Suministro: Cuando el diseño cumple con la planificación

30 de Octubre de 2019
Autor: Dr. Madhav Durbha
Categoría: Logística y Cadena de Suministro

Mientras que la planificación y ejecución se mencionan como dos de los pilares de la gestión de la cadena de suministro, el tercer pilar, el diseño, a menudo se considera como algo que se hace una sola vez al año.

Pero, el clima de negocios evoluciona rápidamente como resultado del crecimiento del consumismo, del nacionalismo económico, la complejidad de los canales de venta y de los «números de referencia» conocidos como SKU’s, los precios dinámicos y las promociones, sin contar los desafíos geográficos, políticos o económicos, que requieren que las empresas actúen de manera ágil y veloz.

Los cambios necesarios en los procesos de negocios de la mayoría de las compañías, se ven obstaculizados por la rigidez de las cadenas de suministro, así como por las limitaciones de la tecnología. No obstante, en el pasado reciente, algunas empresas están entrelazando los principios de diseño con la planificación y ejecución, lo que permite al diseño ser parte del tejido operativo y establecerse como una disciplina que empieza a ganar protagonismo.

Por otra parte, gracias al progreso geométrico en capacidad y la potencia computacional de la nube y la velocidad impulsada por «in-memory technology», la planificación casi en tiempo real a través de toda la cadena de suministro, es ahora una realidad, que rompe la incapacidad para trabajar eficientemente entre las áreas y ayuda a las organizaciones a realizar negocios a una rapidez sin precedentes.

Sin embargo, una de las limitaciones de estos sistemas de planificación es no cuestionar los supuestos fundamentales en torno al diseño de la cadena de suministro. Simplemente aceptan estas suposiciones como si estuvieran escritas en piedra. Debido a esto y a medida que aumenta la velocidad de planificación, las ganancias en agilidad pueden no ser proporcionales, mientras que la calidad del plan se degrada con el tiempo, además de que, si no se prueban, se vuelven obsoletos e irrelevantes.

La velocidad sin agilidad puede ser bastante perjudicial, ya que limita la capacidad de corregir el rumbo y hace que los errores se propaguen más rápido; pero esto cambia cuando el diseño cumple con la planificación, lo que permite desbloquear la velocidad y la agilidad.

La decisión que agilizará el supply chain

El diseño de la cadena de suministro admite dos tipos de decisiones; la primera es de tipo estructural, es decir, dónde ubicar un nuevo centro de distribución o una nueva fábrica, mientras que la segunda se relaciona con el flujo y las políticas corporativas, en donde los flujos físicos de inventario y activos, el mapeo de origen y destino, la selección del modo de transporte y las políticas relacionadas con el abastecimiento, producción, inventarios y distribución, pueden ser un juego justo para la evaluación y el cambio.

Incluso algunos de los pensadores más avanzados en sistemas de administración de cadena de suministro asocian el diseño con el primer tipo de decisiones, es decir, las estructurales, al hacer el supuesto implícito de que los asuntos relacionados con el flujo y las políticas están en el ámbito de la planeación. Sin embargo, tal pensamiento simplista es un error, por lo que surge la necesidad de incorporar y entrelazar los principios de diseño en la planificación.

Las decisiones estructurales se asocian a un gran desembolso de capital y, por lo tanto, pueden ser menos frecuentes. No obstante, en el contexto de la uberización, conocido como plataformas de economía colaborativa, del almacenamiento y del transporte, las organizaciones pueden flexibilizar el número de nodos en la red de abastecimiento de forma más dinámica, colapsándolos o expandiéndolos según la demanda. Esto convierte los costos fijos de capital (asociados con las estructuras) en costos operativos variables.

Piense en los picos de demanda, como vacaciones o regreso a clases, que experimentan las empresas de bienes de consumo, ya que requieren un inventario previo a la construcción y colocación de mercancías en instalaciones arrendadas. Ante este escenario, los patrones de demanda son cada vez más dinámicos.

Existen casos interesantes en donde la tecnología de diseño de la cadena de suministro y los algoritmos asociados se utilizan para aumentar la producción semanal, así como la planificación de la capacidad del almacén, lo que hace que los principios de diseño formen parte del tejido operativo del ciclo de diseño y ejecución de una empresa.

Por otra parte, existen organizaciones que solo planifican y ejecutan según las políticas de la cadena de suministro y suposiciones que nunca se actualizan. Estas empresas pueden beneficiarse enormemente de adoptar estas prácticas emergentes y detectar futuras bajas y/o aumentos en la demanda.

En un mundo cada vez más impredecible, el diseño ya no puede ser un ejercicio único y al principio de la estrategia, ya que se tiene que trabajar al mismo ritmo que la planificación y de una manera más dinámica para impulsar la agilidad de la cadena de suministro.

En conclusión, la planificación intenta jugar la mejor mano posible con las cartas que se reparten, mientras que el diseño puede reorganizar la partida al seleccionar las mejores cartas para jugar fuera de la baraja. ¡Ser el repartidor y el jugador al mismo tiempo puede ser una maravillosa estrategia para ganar! Este es el poder que se puede desatar cuando el diseño cumple con la planificación.


Contacto con LLamasoft:
Angélica Iglesias
Marketing Director LATAM
+57 (317) 8953 143
angelica.iglesias@llamasoft.com

Contacto con Prensa:
Jesús Meza
Consultor RP
+52 (55) 4444-9088
jesus.meza@causaefecto.mx

Acerca del Autor

  • Dr. Madhav Durbha
    Group Vice President of Global Strategy / LLamasoft

    Más de 20 años de experiencia en la industria de cadena de suministro Cargos directivos en Kinaxis, JDA, i2 Technologies Estudios en Ingeniería Química del Indian Institute of Technology de Madras y Doctorado en Ingeniería Química de la Universidad de Florida