Artículo de Opinión. COVID-19: el impacto laboral para las empresas en México. Por Jorge Caballero, Socio Líder de Impuestos y Legal, KPMG México y Centroamérica

26 de Marzo de 2020
Categoría: Seguridad / Talento Logístico

Derivado de las acciones que han tomado los patrones para prevenir el contagio del virus COVID-19, es importante resaltar que hasta que no se emita una declaratoria de contingencia sanitaria por las autoridades gubernamentales, estos no están obligados a suspender labores en sus centros de trabajo.

No obstante, el pasado viernes 20 de marzo la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (en adelante STPS), en conjunto con la Secretaría de Salud, publicó en su página de internet la Guía de Acción para los Centros de Trabajo ante la COVID-19, a fin de que los patrones la adopten.

Se establecen principios rectores para la atención de la contingencia sanitaria, mismos que consisten en:


Se establecen las siguientes estrategias de control y prevención en los centros de trabajo:


En este contexto, se establecen las siguientes actividades a fin de prevenir el contagio en los centros de trabajo.

Planeación:


RiesgoOcupación de acuerdo con la exposición de fuentes conocidas o con sospecha de contagioPersonal expuesto
Muy alto Altas concentraciones -Médicos
-Enfermeras
-Dentistas
-Laboratoristas
Alto Alto potencial -Médicos
-Enfermeras
-Paramédicos
-Técnicos médicos
-Médicos forenses
-Personal que labora en depósitos de cadáveres
-Personal de ambulancias
-Personal de intendencia en hospitalización
Medio Implican contacto frecuente y cercano Trabajadores con contacto altamente frecuente con público en general, personas en edad escolar, compañeros de trabajo, clientes y otros
Bajo Aquellas que no implican contacto frecuente Trabajadores que tienen contacto ocupacional mínimo con público o compañeros de trabajo.


Información y capacitación:

Medidas de prevención:

Medidas de protección:

Políticas temporales:
Vigilancia y supervisión:

Actividades no esenciales desarrolladas fuera del centro de trabajo

En cuanto a la disposición de los trabajadores, si la naturaleza del trabajo lo permite, puede establecerse trabajo a distancia, cuidando aspectos vinculados con:



Asimismo, puede considerarse la asistencia escalonada al centro de trabajo, tomando en cuenta en primer término a las trabajadoras en estado de gestación o lactancia; a los menores de 18 años, y al personal mayor de 60 años.

Protección de datos personales de colaboradores

En materia de protección de datos personales, existen recomendaciones realizadas por el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, para el tratamiento de estos, con el propósito de que los patrones puedan prevenir riesgos de seguridad, respeten y hagan respetar la privacidad de los trabajadores afectados. En este sentido, se estableció que, a fin de proteger la confidencialidad de los datos de los trabajadores afectados por la COVID-19 y se evite el daño o discriminación de la persona afectada, no debe:



Suspensión o modificación de condiciones generales de trabajo

En caso de que el colaborador adquiera síntomas de la enfermedad, por tratarse de un padecimiento contagioso, se suspende la relación de trabajo, por lo que la institución de seguridad social debe cumplir con el otorgamiento de los subsidios correspondientes. En materia colectiva de trabajo, hasta que las autoridades gubernamentales emitan una declaratoria de contingencia sanitaria, el patrón deberá suspender de manera general las labores y estará obligado a pagar a los trabajadores una indemnización equivalente a un día de salario mínimo general vigente por cada día que dure la suspensión por la contingencia declarada hasta un máximo de un mes.

Una vez concluido el término de la declaratoria de contingencia, el trabajador deberá regresar de inmediato a su puesto de trabajo y reanudar sus laborales.

En tanto no se emita la declaratoria de contingencia sanitaria, pero debido a la fase reconocida hasta la fecha, nos encontramos ante una situación que pudiera implicar situaciones de caso fortuito o fuerza mayor, falta de materia prima, suministro o la incosteabilidad de naturaleza temporal, casos en los cuales el patrón podría solicitar la aprobación o autorización que corresponda ante las autoridades laborales competentes. En este caso, se suspende la relación de trabajo por tratarse de una enfermedad contagiosa del trabajador, la cual se inicia a partir de que el patrón tuvo conocimiento de la enfermedad.


Nota: las ideas y opiniones expresadas en este escrito son de los autores y no necesariamente representan las ideas y opiniones de KPMG en México.

Si deseas mayor información o una entrevista con el especialista, favor de contactar a:

Vanessa Palma
Comunicación Corporativa
KPMG en México / 5246 8300 ext. 3168
alejandrapalma@kpmg.com.mx

Brenda Ruiz
Comunicación Corporativa
KPMG en México / 5246 8300 ext. 2958
brendaruiz@kpmg.com.mx

Claudia López
Comunicación Corporativa
KPMG en México / 5246 8300 ext. 3827
claudialopez1@kpmg.com.mx



Por: Jorge Caballero
Socio Líder de Impuestos y Legal
de KPMG en México y Centroamérica
asesoria@kpmg.com.mx
Visita: www.delineandoestrategias.com



Sobre KPMG International
KPMG es una red global de firmas profesionales que proveen servicios de auditoría, impuestos y asesoría. Operamos en 147 países y tenemos más de 219,000 profesionales que trabajan en las firmas miembro alrededor del mundo. Las firmas miembro independientes de la red de KPMG están afiliadas a KPMG International Cooperative (“KPMG International”), una entidad suiza. Cada firma miembro de KPMG es una entidad legal separada e independiente y cada una se describe a sí misma como tal.

Sobre KPMG en México
KPMG en México cuenta con 200 Socios y más de 3,400 profesionales en 18 oficinas ubicadas estratégicamente en las ciudades más importantes, para ofrecer servicios de asesoría a clientes locales, nacionales y multinacionales. Para más información visite: www.kpmg.com.mx