Así se planeó la distribución de la Vacuna Covid en México

08 de Enero de 2021
Categoría: Logística y Cadena de Suministro

Entrevista a Antonio Arranz,
The Logistics World

La mañana del 23 de diciembre de 2020 inició la tarea más ardua y esperada por México: la distribución de las primeras dosis de la vacuna contra el Covid-19. Ese mismo día, al final de la tarde, The Logistics World platicó con uno de los actores clave a cargo de la logística de esta operación.

Antonio Arranz, CEO de DHL Express en México, contó en entrevista exclusiva cómo fue la historia, todo lo que se tuvo que analizar, planear y resolver para llegar a ese momento tan importante: el inicio de la distribución de la vacuna contra el Coronavirus.

“No va a haber una sola vacuna que sea igual. Todas las vacunas que están creándose tienen diferentes formatos. Desde ultracongelamiento hasta temperatura ambiente. Entonces cada una de ellas tiene una solución logística distinta”, explicó Antonio como punto de partida de la conversación.

“Claramente vemos que en el 2021, uno de los temas más delicados será la capacidad aérea y marítima para mover las vacunas pues hemos calculado que se necesitan 15 mil vuelos de aviones llenos de vacunas, pero no existe esa cantidad de vuelos, y esto será un problema importante para muchos países”.

P. Como operador logístico involucrado en el proyecto de la logística de la vacuna contra el Covid-19 en México, ¿cómo han encarado este escenario?

Lo que hemos estado haciendo es planear: gobiernos, farmacéuticas y empresas de logística. De hecho, es en lo que se ha estado trabajando durante los últimos meses. Prepararnos, revisar alternativas, negociar. México es uno de los primeros ejemplos en el mundo donde ya estamos haciendo esa solución en un escenario real.

Ya hecho todo este análisis y plan, y ya que empezaron a echar a andar el proyecto en México, ¿qué es lo que están descubriendo? ¿Cuáles son los primeros aprendizajes con el proceso logístico ya en marcha?

Algo que hemos aprendido es que, si no hay una colaboración estrecha entre empresa farmacéutica, gobierno y transportista, difícilmente va a funcionar. Por ejemplo, un punto fundamental es la seguridad en el trasporte de las vacunas.

En México tenemos un problema grande con el robo de carga, por lo tanto, garantizar la seguridad de este producto que hoy es el más anhelado y apremiante para los mexicanos, es uno de los mayores objetivos y uno de los más grandes desafíos.

En el caso de México tuvimos la estrategia fundamental de que cada uno de nuestros embarques va a ir protegido por el Ejército y la Marina.

Pero en algún país que es, digamos, medio seguro, tal vez no lo han tomado en cuenta, no han definido en su estrategia logística este esquema de seguridad por el ejército. Y tal vez pueda darse el escenario de que algún “maloso” ataque esos embarques.

¿Cómo fue el diseño de los procesos, qué escenarios y variables consideraron como críticos?

Hay que partir del tipo de vacuna que se vaya a transportar. Habrá vacunas de las que haces un lote gigantesco de 10 millones de dosis, y todo lo puedes planear, las mueves en barco y se realiza la entrega sin problema alguno.

En el caso de la vacuna contra el Coronavirus, ahora que está iniciando todo este proceso logístico, sobre todo para la población de más alto riesgo (médicos y personal hospitalario en la primera línea y los adultos mayores) y necesitas rápidamente mucha cantidad de vacunas, la velocidad es crítica.

Pero para lograr esta velocidad crítica tiene que haber una coordinación enorme entre la empresa de manufactura, el país que importa la vacuna, el operador logístico que lo mueve y la instancia que lo va a recibir.

Y lo más importante: quién va a recibir la inyección. Es decir, de nada sirve que mueva en 24 horas un paquete de vacunas si al llegar al centro de almacenamiento, se queda ahí una semana porque no está la lista de a quiénes se van a vacunar.

¿Qué han planeado para enfrentar este posible escenario?

Lo que nos está enseñando este proyecto, es que el proceso es tan complejo que si cada una de las partes no está solucionada, lo que va a suceder es que algún eslabón del proceso se va quedar saturado.

El programa de vacunación contra el coronavirus y su logística es el perfecto ejemplo de la teoría de las restricciones. Tú puedes acelerar todo, pero si en el siguiente paso no existe capacidad…

¿Qué están ajustando para prevenir estas restricciones?

Algo que nos ha funcionado muy bien es una comunicación honesta y abierta. En este proceso no he encontrado a alguien que diga no a las propuestas, nadie ha dicho “no, ésta es mi área, mi imperio”. Lo que claramente he visto es mucha gente que quiere ayudar. Lo que sí tiene que haber, y creo que es muy claro, es una muy buena coordinación y el establecimiento claro de los dueños de cada proceso.

Si quieres leer la entrevista completa, visita THE LOGISTICS WORLD.